Med.

La forma permanente y no específica, normalmente innata, de inmunidad para una determinada enfermedad.