La forma de inmunidad natural compartida por la mayor parte de los miembros de una población relacionada genéticamente.