Del lat. immunĭtas, -ātis, f. Biol. Med. Fisiol. Der.

Calidad o cualidad de inmune. En sentido prístino, el privilegio local concedido a los templos e iglesias, en virtud del cual los delincuentes que a ellas se acogían no eran castigados con pena corporal en ciertos casos. En biología, el estado de resistencia, natural o adquirida, que posee cierto individuo o especie frente a determinada acción patógena de microorganismo o sustancia extraña: respuesta específica de un organismo a la acción del antígeno. En medicina, la capacidad del cuerpo para resistir a muchos agente (vivo o no) que causa enfermedad, son el anticuerpo y el leucocito los que confieren inmunidad; la protección o resistencia del organismo, congénita o adquirida mediante vacunas o sueros, contra una enfermedad; estado de resistencia a una enfermedad; resistencia a la enfermedad. La inmunidad es la condición de estar protegido contra una enfermedad infecciosa. La inmunidad puede ser causada por una vacuna, una infección anterior por el mismo agente infeccioso o por la transferencia de sustancias inmunitarias de otra persona o animal. En fisiología, el estado de resistencia, natural o adquirida, que poseen ciertos individuos o especies frente a determinadas acciones patógenas de microorganismos o sustancias extrañas. Respuesta específica de un organismo a la acción de los antígenos. En derecho, el privilegio por el que cierta persona y lugar no se somete al procedimiento legal normal y queda libre de determinadas obligación, pena o cargo: inmunidad parlamentaria; inmunidad diplomática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.