Med.

La prueba de sangre que se usa para detectar la disminución progresiva de linfocitos T CD4, que se asocia con un incremento de las complicaciones del SIDA. También indica si un paciente afectado de SIDA tiene un alto riesgo de padecer infecciones oportunistas.