Med.

La reducción de la sensibilidad a un veneno específico por medio de la administración periódica de cantidades progresivamente mayores de ese mismo veneno.