El anticuerpo monoclonal unido a una sustancia tóxica. Está en estudio para el tratamiento de algunos tipos de cáncer de células B. La inmunotoxina anti-CD22 se produce en el laboratorio. Se une a la CD22, una proteína de la superficie de las células B normales y de las células B tumorales, y destruye las células.