Del lat. immutāre, v. tr. Psicol.

Alterar o variar algo; mudar o cambiar una cosa. En psicología, sentir cierta conmoción repentina del ánimo, manifestándola físicamente: demudarse, conmoverse.