Del lat. inquietāre, v. tr. y prnl. Med. Der.

Poner inquieta o desasosegada a una persona; causar inquietud, turbar el sosiego. En derecho, intentar despojar de una cosa a una persona o amenazarla con hacerlo.