Del lat. insertāre, v. tr. Biol. Bot. Inform.

Meter una cosa en otra: incluir. En biología, dícese de un órgano al introducirse más o menos profundamente entre las partes de otro, o adherirse a su superficie. En botánica, introducirse más o menos profundamente un órgano en las partes de otro, o adherirse a su superficie (D. A.). En informática, añadir elementos en el interior de un conjunto preexistente, desplazando el contenido anterior hacia el final del mismo.