Se aplica cuando la función que se quiere integrar puede descomponerse como producto de otras dos, una de las cuales es la derivada de una función conocida.