Med.

Se define como la aceptación del yo, con sus éxitos y fracasos; implica un estado psicológico normal.