Del lat. intelligentĭa, f. Educ.

Acción y efecto de comprender; facultad de comprender, capacidad de saber o aprender; capacidad de resolver problema: conocimiento, comprensión, habilidad, destreza y experiencia. No hay una definición universalmente aceptada de inteligencia, pero se suele considerar como una capacidad para actuar a propósito, pensar racionalmente y actuar efectivamente con el entorno; se suele medir mediante la prueba de inteligencia. La persona de gran inteligencia tiene capacidad para adaptarse a nueva situación que suele implicar la capacidad de utilizar concepto abstracto y aprender a captar la nueva relación. La inteligencia es la aptitud para establecer relación entre la percepción sensorial o para abstraer y asociar concepto: el conjunto de toda función que tienen por objeto el conocimiento (sensación, asociación, memoria, razón, etc.).