Del lat. intelligentĭa, f. Educ.

Acción y efecto de comprender; facultad de comprender, capacidad de saber o aprender; capacidad de resolver problema: conocimiento, comprensión, habilidad, destreza y experiencia. No hay una definición universalmente aceptada de inteligencia, pero se suele considerar como una capacidad para actuar a propósito, pensar racionalmente y actuar efectivamente con el entorno; se suele medir mediante la prueba de inteligencia. La persona de gran inteligencia tiene capacidad para adaptarse a nueva situación que suele implicar la capacidad de utilizar concepto abstracto y aprender a captar la nueva relación. La inteligencia es la aptitud para establecer relación entre la percepción sensorial o para abstraer y asociar concepto: el conjunto de toda función que tienen por objeto el conocimiento (sensación, asociación, memoria, razón, etc.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.