La respuesta anómala cuando una persona se mantiene erguida que se produce debido a la disminución de la PA y a un flujo sanguíneo cerebral inadecuado. Se caracteriza por diversos síntomas, como mareos, palpitaciones, temblores, trastornos visuales y síncope. No se conoce la causa, pero puede estar relacionada con anomalías de la regulación autónoma de la función cardiovascular.