La intoxicación grave debida a la ingestión accidental de aceites alcanforados. Entre sus síntomas se incluyen cefalea, alucinaciones, náuseas, vómitos, diarrea, convulsiones e insuficiencia renal.