La reacción adversa a una ingesta excesiva de medicación antihistamínica. Los síntomas comprenden fatiga, letargo, delirio, alucinaciones, pérdida del control muscular voluntario, hiperreflexia, taquicardia, pupilas dilatadas y, en los casos graves, el coma.