Med.

Se aplica a los efectos tóxicos producidos por la inhalación de cantidades excesivas de dióxido de carbono. Las concentraciones elevadas, del 10% o superiores, pueden provocar pérdida de consciencia y muerte por insuficiencia respiratoria. Resultan especialmente vulnerables aquellas personas que trabajan en lugares cerrados con escasa circulación de aire; los hornillos caseros en malas condiciones también se han visto implicados en muchas muertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.