Se dice de la membrana protoplasmática porque deja penetrarse por el agua y por diversas substancias disueltas en ella, que retiene luego el protoplasma.