De in- y el lat. trusus, part. pas. de trudĕre, adj. Der. Med.

Que se ha introducido sin derecho en un lugar prohibido, conversación ajena, u otra cosa; la persona que detenta alguna cosa alcanzada por intrusión; la persona que ocupa un cargo o una profesión que no le corresponde. El intruso es aquel que, sin derecho a ello, ocupa un cargo o está en un lugar que no le corresponde; de ahí se deriva la sinonimia con voces que ponen el acento en la situación de ser ajeno que presenta una cosa o una persona: extraño, entrometido, forastero, advenedizo.
En medicina, se aplica al individuo no cualificado que actúa como un experto, y especialmente, el individuo que pretende ser un médico.