Del lat. iniectus, y de inicĕre, v. tr. Med. Educ.

Introducir a presión un gas, un líquido, o una masa fluida, en el interior de un cuerpo o de una cavidad. En medicina, introducir en el cuerpo, mediante una aguja unida a una jeringuilla, un líquido o una disolución de un medicamento. En educación, aportar algo que puede servir de estímulo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.