Med.

El procedimiento para el tratamiento del glaucoma de ángulo cerrado, en el cual el paciente sufre períodos intermitentes de presión intraocular elevada. El mecanismo de cierre del ángulo se controla creando una abertura en el iris; las técnicas concretas varían con el tipo de láser utilizado.