La exposición a la radiación ionizante que afecta a todo el cuerpo. La exposición corporal a radiación ionizante de corta duración puede causar lesiones o muerte al ser humano, sobre todo por el daño causado al tracto gastrointestinal y a la médula ósea. Esto ocurre solamente con dosis muy superiores al margen diagnóstico, como en el caso de exposición a armas nucleares. El límite del equivalente de dosis absorbida para la exposición ocupacional de todo el cuerpo es de 5 rem por año; el límite del equivalente de dosis absorbida no ocupacional es de 0,5 rem por año.