Del gr. ἴσχειν, y αἷμα, f. Med. Pat.

La falta de suministro de sangre a una parte determinada del cuerpo. En medicina, la deficiencia temporal o local del riego sanguíneo al tejido, sobre todo por constricción: la deficiencia de oxígeno puede causar dolor en el tejido (dolor isquémico). En patología, la disminución transitoria o permanente del riego sanguíneo de una parte del cuerpo, producida por una alteración normal o patológica de la arteria o arterias aferentes a ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.