Se aplica al pecarí de las altas montañas, que se agrupa en grandes piaras y es sumamente peligroso.