Med.

El periodo de tiempo que una persona puede mantener la atención en estímulo seleccionado.