Del lat. laxus, m. Filos. y Psicol.

Flojo o que no tiene la tensión que naturalmente debe tener: laxitud, laxidad. En filosofía y psicología, se aplica a la moral o a la conducta que es demasiado libre y relajada o que no es firme ni severa o estricta: laxismo, laxista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.