Se aplica a cualquier daño traumático de la cabeza secundario a una lesión penetrante o lesión contusa del cráneo. Los vasos sanguíneos, nervios y meninges se desgarran; puede haber hemorragia, infección, edema e isquemia.