Med.

Se aplica a cualquier lesión en el cuerpo que no se disemina. Se dice también de la lesión localizada del sistema nervioso central, que se acompaña de síntomas característicos de la zona.