La enfermedad maligna de los elementos formadores de sangre que se caracteriza por hemorragias graves, equimosis dispersas, descenso del nivel de fibrinógeno y de plaquetas y proliferación en la médula ósea de promielocitos y de células blásticas con destacados bastones de Auer.