La cantidad de metal puro contenido en una aleación o en una mena. Se aplica a la calidad, peso o medida que, una vez hecha la aleación, se exige a los metales, como el oro y la plata que se utilizan en moneda y joya.