Sociol.

La ley que se emplea con desigualdad, aplicándola estrictamente a unos y ampliamente a otros.