1ª) El rayo incidente, el rayo reflejado y la normal a la superficie en el punto de reflexión, pertenecen a un mismo plano.
2ª) El ángulo de incidencia (o el ángulo que forma el rayo incidente con la normal) es igual al ángulo de reflexión (o ángulo entre la normal y el rayo reflejado). Si la luz incide sobre una superficie rugosa, se dispersa en todas las direcciones: se ha producido una reflexión difusa.