Del lat. libertīnus, m. Filos. Teol. Der.

Entregado al libertinaje. Incrédulo, ateo. Dícese del hijo de liberto, y más frecuentemente el mismo liberto con respecto a su estado, como opuesto al del ingenuo. Se aplica a la persona que actúa con libertinaje, o al comportamiento que va contra la libertad y los derechos de los demás. Se aplica a la persona que es de costumbres viciosas o que no pone freno ni orden a sus impulsos y antojos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.