En España ha sido costumbre llamar así a las licopodiinas, con el sufijo -ineae característico de los subórdenes: con mayor frecuencia se ha escrito licopodíneas.