Anat.

En anatomía, dícese de la banda de tejido fibroso resiente que mantiene unidos dos huesos (ligamento). Los ligamentos son capsular, extrínseco e intrínseco. Los ligamentos capsulares son espesamientos presentes en una cápsula articular fibrosa. Los ligamentos extrínsecos discurren entre articulaciones óseas, en torno al exterior de las cavidades sinoviales. Los ligamentos intrínsecos se encuentran en las cavidades sinoviales y por lo general son menos corrientes que los de los otros tipos. Los ligamentos carecen relativamente de elasticidad, pero cuentan con flexibilidad suficiente para permitir el movimiento. Su tarea principal es aunar los huesos, fortalecer y estabilizar las articulaciones (sobre todo articulaciones como la de la rodilla y el hombro, donde los huesos articulares no encajan completamente) y limitar el movimiento articular en ciertas direcciones. Si se rompe un ligamento o soporta esfuerzos tensores prolongados, por ejemplo, durante la realización de ejercicios de flexibilidad con demasiado entusiasmo, puede reducirse la estabilidad articular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.