El término se refiere a los efectos secundarios de un tratamiento o un medicamento, que son los suficientemente serios como para prevenir un aumento o nivelación de ese tratamiento.