Se define en psiquiatría como la sensación de consciencia que distingue al propio individuo de los demás.