Del lat. lympha, Biol. Fisiol. Anat. y Zool. Bot.

Parte del plasma sanguíneo, que atraviesa las paredes de los vasos capilares, se difunde por los intersticios de los tejidos y, después de cargarse de sustancias producidas por la actividad de las células, entra en los vasos linfáticos, por los cuales circula hasta incorporarse a la sangre venosa. En fisiología, el líquido claro y sin color, propio de los vertebrados (salvo algunos peces), que circula por los vasos linfáticos y cuya composición es similar a la de la sangre, pero que solo contiene glóbulos blancos: la linfa interviene en la defensa inmunitaria gracias a la producción de linfocitos; la linfa contiene agua y proteínas. En anatomía y zoología, el líquido coagulable, casi incoloro, débilmente alcalino, que corre por los vasos llamados linfáticos. Está formado por líquido al que se añaden linfocitos, sales, proteínas, urea y fibrinógeno. La linfa es un líquido intersticial que discurre por los vasos linfático, tiene una composición parecida a la del plasma sanguíneo, pero contiene más grasa y linfocitos. En botánica, el humor acuoso, savia bruta, del botánico antiguo: término impreciso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.