Se aplica a la solución acuosa del cuerpo humano, como el líquido intracelular, el líquido hístico, la sangre y la linfa. El líquido corporal constituye más de la mitad del peso corporal de una persona; la mayoría de la reacción metabólica se produce en el líquido corporal.