Med.

La coloración violácea de la piel en determinadas zonas declives del cuerpo, después de la muerte, aparece como consecuencia de la destrucción de las células sanguíneas.