Med.

La intervención quirúrgica en la cual se seccionan las fibras de conexión entre los lóbulos frontales del cerebro y el tálamo; antiguamente era un procedimiento aceptado para el tratamiento de la esquizofrenia en el paciente con un comportamiento incontrolable o destructivo.