Med. y Dep.

La dimensión empleada en la teoría de la atribución que remite a lo que un competidor percibe como causa de su éxito o fracaso. El punto de causalidad puede ser interno (es decir, basado en la característica propia del competidor, como su capacidad o esfuerzo) o externo (es decir, por factor como la suerte, fuera del control por parte del competidor).