Dícese de la planta o de la flor, de estambres largos. En antobiología se hace uso frecuente de este adjetivo aplicado a un grupo de anemógamas estigmáticas; en este caso son las longistamíneas.