Del neol. lat. longistamineus, der. de estamineus, de estamen, con el pref. longi-, adj. Bot.

Dícese de la planta o de la flor, de estambres largos. En antobiología se hace uso frecuente de este adjetivo aplicado a un grupo de anemógamas estigmáticas; en este caso son las longistamíneas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.