Filos. y Psicol.

Se aplica a la lucha que uno mantiene consigo mismo; por ejemplo, todo cristiano tiene una lucha diaria, entre obedecer a Dios, o desobedecerlo.