Se aplica al lugar del organismo en el que se origina una infección.