El desplazamiento de la mandíbula que puede ser unilateral o bilateral, como resultado de un golpe, una caída o un bostezo: la mandíbula quedará fija en posición abierta.