Med.

El procedimiento radiográfico que se usa para mejorar la visualización de los vasos sanguíneos de pequeño calibre y las estructuras óseas de pequeñas dimensiones. Se consigue incrementado la distancia entre el objeto y el receptor de la imagen radiográfica, o disminuyendo la distancia de la fuente de rayos X al receptor de imágenes.