Med.

Se aplica a la afección que impide cubrir la exigencia del trabajo o del estilo de vida. La mala salud puede tener su origen en una enfermedad orgánica, un defecto físico, una nutrición defectuosa, una falta de fuerza muscular o desajuste psicológico, emocional o social.