Med.

El trastorno del trasporte clínicamente caracterizado por la instauración neonatal de diarrea acuosa, profusa y ácida que provoca una deshidratación grave y el fallecimiento si no se trata; es consecuencia de un defecto selectivo en el transporte intestinal de glucosa y galactosa.