Med.

Se aplica a uno o más episodios de comportamiento agresivo que habitualmente producen lesiones físicas con posibles daños en órganos internos, órganos de los sentidos, en el sistema nervioso central o en el sistema musculoesquelético de otra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.