La marcha anormal producto de la debilidad de los dorsiflexores del tobillo, caracterizada por la caída del pie durante todo el ciclo de la marcha, al unisono una flexión excesiva de rodilla y cadera, para permitir la retirada de la extremidad afectada durante la fase de balanceo.